Inflación

La inflación es la disminución del poder adquisitivo de nuestro dinero.

índice de contenidos

    Definición de Inflación ¿Que es la inflación?

    La inflación es la disminución del poder adquisitivo de una determinada moneda a lo largo del tiempo.

    Para ello, se realiza una estimación cuantitativa de la tasa a la que se produce la disminución del poder adquisitivo y puede indicar el aumento del nivel de precios promedio de una agrupación de bienes y servicios seleccionados en una economía durante un período de tiempo.

    Este aumento suele expresarse en porcentajes y significa que una unidad de moneda es capaz de comprar menos que en períodos anteriores.

    La inflación contrasta con la deflación, que ocurre cuando el poder adquisitivo del dinero aumenta y los precios bajan. Se representa con un valor de la inflación por debajo de 0%.

    Puntos Clave

    • La inflación es la tasa a la que cae el valor de una moneda y, en consecuencia, aumenta el nivel general de precios de los bienes y servicios al consumo.
    • La inflación se suele clasificar en tres tipos: inflación de demanda, inflación de costo e inflación incorporada.
    • Los índices de inflación más habituales son el índice de precios al consumidor (IPC) y el índice de precios al por mayor (IPM).
    • La inflación se puede ver de forma positiva o negativa según el punto de vista particular y la tasa de cambio.
    • Para aquellos con activos tangibles, como propiedades o productos básicos almacenados, la inflación aumenta el valor de sus activos.
    • Para las personas que cuentan con efectivo puede no gustarle la inflación, ya que devalúa el valor de su dinero en efectivo.
    • De manera ideal, un nivel óptimo de inflación hace que se estimule el gasto hasta cierto punto en lugar del ahorro, provocando así un crecimiento económico.
    • Los inversores buscan coberturas para proteger sus carteras de la inflación con activos como el oro y las materias primas.

    Como funciona la inflación

    Si bien es fácil medir los cambios de precio sobre productos individuales, para medir la inflación se han tenido en cuenta un gran número de productos y servicios que son comunes a la gran mayoría del conjunto de la población.

    Esta agrupación incluye productos básicos como:

    • Productos alimentarios (cerales, ...)
    • Metales
    • Combustibles
    • Servicios públicos: electricidad, transporte, salud, entretenimiento, mano de obra

    El objetivo de la inflación es el medir los cambios de precios para un conjunto de productos y servicios.

    Normalmente se expresa en porcentaje (%) y representa de forma sencilla el aumento del nivel de precios en una economía durante un cierto tiempo.

    A medida que una moneda pierde valor, los precios suben y el poder de compra disminuye. Esta pérdida de poder adquisitivo afecta el costo de vida en general, lo que dirige en última instancia a una desaceleración del crecimiento económico.

    La opinión con la que están de acuerdo la mayoría de los economistas es que la inflación sostenida se produce cuando el crecimiento de la oferta monetaria de una nación supera al crecimiento económico.

    Como afecta a tus ahorros la Inflación
    Fuente: https://investopedia.com

    Como combatir la inflación

    Para combatir la inflación y mantenerla dentro de unos límites aceptables para mantener la economía funcionando sin problemas, la autoridad monetaria de un país, como el banco central, toma las medidas necesarias para administrar la oferta de dinero y crédito.

    En teoría, el monetarismo es una teoría popular que explica la relación entre la inflación y la oferta monetaria de una economía.

    Por ejemplo, tras la conquista española de los imperios inca y azteca, una gran cantidad de oro y plata fluyeron hacia la economía española y europea. A consecuencia de este hecho la oferta monetaria aumentó rápidamente, el valor del dinero cayó, lo que contribuyó a que subieran rápidamente los precios.

    Causas de la inflación

    Un aumento en la oferta de dinero es la raíz de la inflación, aunque esto puede manifestarse a través de diferentes mecanismos en la economía. Las autoridades monetarias pueden aumentar la oferta monetaria imprimiendo y regalando más dinero a las personas, devaluando legalmente (reduciendo el valor de) la moneda de curso legal, más (más comúnmente) prestando dinero nuevo para que exista como créditos de cuenta de reserva, a través del sistema bancario mediante la compra de bonos del gobierno a los bancos en el mercado secundario.

    En todos estos casos de aumento de la oferta monetaria, el dinero pierde su poder adquisitivo.

    Los mecanismos de cómo esto impulsa la inflación se pueden clasificar en tres tipos:

    • inflación de demanda,
    • inflación de costes,
    • y la inflación estructural.

    Efecto de demanda

    La inflación impulsada por la demanda se produce cuando el aumento de la oferta de dinero y crédito estimula la demanda general de bienes y servicios en una economía para que aumente más rápidamente la capacidad de producción de la economía. Esto aumenta la demanda y conduce a subidas de precios.

    Con más dinero disponible para las personas, la confianza positiva del consumidor conduce a un mayor gasto, y este aumento de la demanda eleva los precios. Crea una brecha de oferta y demanda con mayor demanda y oferta menos flexible, lo que resulta en precios más altos.

    Efecto del aumento de costes

    La inflación de costes es el resultado del aumento en los precios de los suministros del proceso de producción.

    Cuando aumenta la oferta de dinero y crédito, y se dirige sobre los productos básicos, los costes intermedios aumentan y finalmente hace que los precios al consumo aumenten.

    Por ejemplo, cuando un plan de expansión de la oferta monetaria crea una burbuja especulativa en los precios del petróleo, el coste de la energía puede aumentar y contribuir al aumento de los precios al consumidor, lo que se refleja en varios índices que miden la inflación.

    Inflación estructural

    La inflación estructural está relacionada con la idea que la gente espera que las tasas de inflación actuales continúen en el futuro. A medida que aumenta el precio de los bienes y servicios, los trabajadores y otras personas esperan que continuarán aumentando en el futuro a un ritmo similar y demandarán más costes/salarios para mantener su nivel de vida.

    El aumento de los salarios resulta en un mayor costo de bienes y servicios, y esta espiral de precios y salarios continúa cuando un factor induce al otro y viceversa.

    Tipos de índices de precios

    Dependiendo del conjunto seleccionado de bienes y servicios utilizados, se calculan y rastrean múltiples tipos de agrupaciones de bienes como índices de precios. Los índices de precios más utilizados son el índice de precios al consumidor (IPC) y el índice de precios al por mayor (IPM) .

    El índice de precios al consumidor

    El IPC es una medida que mide el promedio ponderado de precios de un grupo de bienes y servicios de primera necesidad para el consumidor. Incluyen transporte, comida y atención médica.

    El IPC se calcula tomando los cambios de precio de cada artículo en una cesta de bienes y promediándolos en función de su peso relativo en toda la cesta.

    Para este cálculo, se tienen en cuenta los precios de venta al público de cada artículo. Los cambios en el IPC se utilizan para evaluar los cambios del costo de vida, por lo que es una de las estadísticas más utilizadas para identificar períodos de inflación o deflación.

    Quien calcula el IPC en España

    En España el Instituto Nacional de Estadística (INE) es el encargado de calcular el IPC mensualmente.

    El índice de precios al por mayor

    El IPM es otra medida popular de inflación, que mide y rastrea los cambios en el precio de los bienes en la etapa intermedia al nivel minorista. Aunque los artículos de IPM varían de un país a otro, en su mayoría incluyen artículos a nivel de productor o mayorista.

    Por ejemplo, incluye los precios del algodón para el algodón en rama, el hilo de algodón, los productos de algodón gris y la ropa de algodón. Aunque muchos países y organizaciones usan IPM, muchos otros países, incluido EE.UU., usan una variante similar llamada índice de precios al productor (IPP).

    El índice de precios al productor

    El índice de precios al productor es un grupo de índices que mide el cambio promedio en los precios de venta que reciben los productores nacionales de bienes y servicios intermedios a lo largo del tiempo.

    El IPP mide los cambios de precio desde la perspectiva del vendedor y difiere del IPC que mide los cambios de precio desde la perspectiva del comprador.

    La fórmula para medir la inflación

    Las variantes de índices de precios mencionadas anteriormente se pueden utilizar para calcular el valor de la inflación entre dos meses (o años) en particular.

    Para comprenderla mejor matemáticamente:

    Tasa de inflación porcentual = (Valor del índice del IPC final / Valor del IPC inicial) * 100

    Media Anual IPC España

    Fuente

    Supongamos que desea saber cómo cambió el poder adquisitivo de 10.000€ entre septiembre de 2004 y 2019 en España.

    Buscando en cualquier portal de información financiera podemos encontrar esos datos como tabla o gráfico. De esa tabla, tome las cifras correspondientes del IPC para los dos años indicados. Para 2004, fue 80,97 (valor del IPC inicial) y para 2019 fue 104,39 (valor final del IPC). Al introducir la fórmula se obtiene:

    Tasa de inflación porcentual = (104,39 / 80,97) * 100 = (1,28924) * 100 = 128,92%

    Como lo que queremos saber es cuánto valdrían 10.000€ de 2004 a 2019, multiplique la tasa de inflación porcentual por la cantidad para obtener el valor en euros modificado:

    Cambio en el valor en euros = 1,28924 * 10.000€ = 12.892,4€

    Esto significa que para comprar un bien o servicio que en 2004 valía 10.000€ en 2019 le costará 12.892,4€.

    De ahí que su dinero en el banco cada vez valga menos y por eso los inversores crean necesario tener coberturas para protegerse contra la inflación.

    Pros y contras de la inflación

    La inflación puede verse como algo bueno o malo, todo depende del lado que se adopte.

    Por ejemplo, las personas con activos tangibles que tienen un precio en moneda, como propiedades o productos básicos almacenados, ven con buenos ojos cierta inflación, ya que eso aumenta el precio de sus activos.

    Sin embargo, es posible que los compradores de dichos activos no vean tan bien la inflación, ya que deberán desembolsar más dinero. Los bonos indexados a la inflación o ciertas materias primas, como el oro, son otra opción popular para que los inversores se beneficien de la inflación.

    Por otro lado, a las personas que poseen activos en moneda, como efectivo o bonos, tampoco les gusta la inflación, ya que devalua el valor real de sus bienes. Los inversores que buscan proteger sus carteras de la inflación deben considerar clases de activos con cobertura de inflación, como el oro, materias primas y fideicomisos de inversión inmobiliaria (REIT).

    La inflación estimula la especulación, por parte de empresas en proyectos de riesgo como de individuos en acciones de empresas, ya que esperan mejorar el rendimiento de la inflación. A menudo se promueve un nivel óptimo de inflación para estimular el gasto hasta cierto punto en lugar del ahorro.

    Si el poder adquisitivo del dinero cae con el tiempo, entonces puede haber un mayor incentivo para gastar ahora en lugar de ahorrar y gastar más tarde. Puede aumentar el gasto, lo que puede impulsar las actividades económicas de un país. Se cree que un enfoque equilibrado mantiene el valor de inflación en un rango óptimo y deseable.

    Incluso una tasa de inflación baja y estable, aunque algunos la consideren óptima, puede generar problemas graves en la economía, debido a cómo, dónde y cuándo ingresa el nuevo dinero a la economía. Siempre que nuevo dinero y crédito ingresan a la economía, siempre están en manos de personas o empresas comerciales específicas, y el proceso de ajuste del nivel de precios a la nueva oferta monetaria procede a medida que gastan el nuevo dinero y éste circula de mano en mano.

    Durante el proceso, aumentan algunos precios primero y luego aumenta otros precios después. Este cambio secuencial en el poder adquisitivo y los precios (conocido como efecto Cantillon) significa que el proceso de inflación no solo aumenta el nivel general de precios a lo largo del tiempo, sino que también distorsiona los precios relativos, los salarios y las tasas de rendimiento a lo largo del tiempo. Los economistas en general creen que las distorsiones de los precios relativos no son buenas para la economía, incluso economistas austriacos creen que este proceso es un factor importante de los ciclos de recesión en la economía.

    Controlar la inflación

    El regulador financiero de un país, como los bancos centrales, tiene la importante responsabilidad de mantener la inflación bajo control. Se realiza mediante la implementación de medidas a través de la política monetaria, o las acciones de un banco central u otros comités que determinan el tamaño y la tasa de crecimiento de la oferta monetaria.

    En los EE.UU., los objetivos de política monetaria de la FED incluyen tipos de interés moderados a largo plazo, estabilidad de precios y empleo máximo, y cada uno de estos objetivos está destinado a promocionar un entorno financiero estable. La Reserva Federal Americana (FED) publica los objetivos de inflación a largo plazo para mantener una tasa de inflación constante a largo plazo, ya que se cree que es beneficiosa para la economía.

    La estabilidad de precios, o un nivel de inflación más o menos constante, permite a las empresas planificar el futuro ya que saben qué pueden esperar. La Fed cree que esto promoverá el máximo empleo, que está determinado por factores no monetarios que fluctúan con el tiempo y, por lo tanto, están sujetos a cambios.

    Las autoridades monetarias tienen que tomar medidas excepcionales en situaciones extremas de la economía. Por ejemplo, tras la crisis financiera de 2008, la Reserva Federal de EE.UU. ha mantenido las tasas de interés cercanas a cero y ha seguido un programa de compra de bonos llamado expansión cuantitativa (QE).

    Algunos críticos del programa alegaron que provocaría un aumento en la inflación del dólar estadounidense, pero la inflación alcanzó su punto máximo en 2007 y disminuyó de manera constante durante los siguientes ocho años. Hay razones complejas por las que la QE no generó inflación o hiperinflación, aunque la explicación más simple es que la recesión en sí fue un entorno deflacionario muy prominente y la expansión cuantitativa apoyó sus efectos.

    En consecuencia, las autoridades estadounidenses han intentado mantener estable la inflación en alrededor del 2% anual.

    El Banco Central Europeo también ha aplicado una agresiva expansión cuantitativa para contrarrestar la deflación en la eurozona, y algunos paises han experimentado tipos de interés negativos, debido a los temores de que la deflación pueda provocar un estancamiento económico en la eurozona. Además, los países que observan tasas de crecimiento más altas pueden absorber tasas de inflación más altas. Por ejemplo, el objetivo de la India se situa en torno al 4%, mientras que Brasil ronda el 4,25%.

    La hiperinflación se describe a menudo como un período de inflación de más del 50% al mes.

    Cobertura contra la inflación

    Las acciones se consideran una buena protección contra la inflación, ya que al aumentar los precios de las acciones ya incluyen los efectos de la inflación. Dado que las adiciones a la oferta monetaria en prácticamente todas las economías modernas se producen como inyecciones de crédito bancario a través del sistema financiero, gran parte del efecto inmediato sobre los precios ocurre en los activos financieros que se cotizan en moneda, como las acciones.

    Existen instrumentos financieros que se pueden utilizar para proteger las inversiones contra la inflación. Incluyen los bonos del tesoro protegidos contra la inflación (TIPS), valores del tesoro de bajo riesgo que están vinculados a la inflación donde el capital invertido se incrementa según el porcentaje de inflación. Otra opción sería un fondo mutuo TIPS o un fondo cotizado en bolsa (ETF) basado en TIPS.

    Para tener acceso a acciones, ETF y otros fondos, es probable que necesite una cuenta de corretaje. Elegir una cuenta de corretaje puede ser tedioso debido a la variedad entre ellos.

    El oro se considera como una de las mejores coberturas contra la inflación, debido a que el oro no se produce a voluntad como el dinero papel.

    Ejemplos extremos de inflación en el mundo

    Dado que todas las monedas del mundo son dinero fiduciario, la oferta monetaria podría aumentar rápidamente por razones políticas, lo que provocaría un rápido aumento del nivel de precios.

    Alemania: El ejemplo más famoso es la hiperinflación que afectó a la Alemania de Weimar a principios de la década de 1920. Las naciones que habían salido victoriosas en la Primera Guerra Mundial exigieron reparaciones a Alemania, que no se podían pagar en papel moneda alemán, ya que esto tenía un valor sospechoso debido a los préstamos del gobierno. Alemania intentó imprimir billetes de papel, comprar moneda extranjera con ellos y usarlos para pagar sus deudas.

    Esta política condujo a la rápida devaluación del marco alemán, y la hiperinflación acompañó el desarrollo. Los consumidores alemanes respondieron al ciclo tratando de gastar su dinero lo más rápido posible, entendiendo que valdría cada vez menos cuanto más esperaran. Más y más dinero inundó la economía, y su valor se desplomó hasta el punto en que la gente empapelaría sus paredes con billetes prácticamente sin valor.

    Situaciones similares ocurrieron en Perú en 1990, Zimbabwe en 2007-2008, Argentina con el "corralito" o actualmente lo que está ocurriendo en Venezuela.

    Preguntas más frecuentes (FAQ)

    Hay tres causas principales de inflación: inflación impulsada por la demanda, inflación impulsada por los costos e inflación incorporada.

    La inflación impulsada por la demanda se refiere a situaciones en las que no se producen suficientes productos o servicios para mantenerse al día con la oferta, lo que hace que sus precios aumenten.

    La inflación de costos, por otro lado, ocurre cuando el costo de producir productos y servicios aumenta, lo que obliga a las empresas a subir sus precios.

    Por último, la inflación incorporada, a veces denominada “espiral de precios y salarios”, se produce cuando los trabajadores exigen salarios más altos para mantenerse al día con los crecientes costos de vida.

    Esto, a su vez, hace que las empresas aumenten sus precios para compensar el aumento de los costos salariales, lo que lleva a un ciclo de aumentos de salarios y precios que se refuerzan a sí mismos.

    Demasiada inflación generalmente se considera mala para una economía, mientras que muy poca inflación también se considera perjudicial.

    Muchos economistas abogan por un término medio de inflación baja a moderada, de alrededor del 2% anual.

    En términos generales, una mayor inflación perjudica a los ahorradores porque erosiona el poder adquisitivo del dinero que han ahorrado.

    Sin embargo, puede beneficiar a los prestatarios porque el valor ajustado a la inflación de sus deudas pendientes se reduce con el tiempo.

    La inflación puede afectar la economía de varias formas.

    Por ejemplo, si la inflación hace que la moneda de una nación disminuya, esto puede beneficiar a los exportadores al hacer que sus productos sean más asequibles cuando se cotizan en la moneda de países extranjeros.

    Por otro lado, esto podría perjudicar a los importadores al encarecer los productos fabricados en el extranjero.

    Una mayor inflación también puede fomentar el gasto, ya que los consumidores intentarán comprar bienes rápidamente antes de que sus precios sigan subiendo.

    Los ahorradores, por otro lado, podrían ver cómo se erosiona el valor real de sus ahorros, limitando su capacidad para gastar o invertir en el futuro.